Emprendedores

Cree en ti, deja el síndrome del impostor

“Tener una baja autoestima es como ir por la vida manejando con el freno de mano puesto.”

Maxwell Maltz

¿Haz sentido que no mereces tu éxito?
¿Pones en duda tus habilidades constantemente? 

Las críticas en redes sociales, las solicitudes de devolución, el rechazo de algún proyecto, los comentarios de familiares, conocidos y desconocidos, aunque sean bien intencionados pueden lanzarnos a la lona y alimentar pensamientos negativos sobre nosotros mismos.

Sobre todo eso, tenemos que luchar con nuestra crítica interna.

Algunos días nos creemos impostores de nuestra propia vida, los emprendedores de todos los niveles hemos sentido esas sensaciones hasta el punto de paralizarnos, todos estos elementos destruyen nuestra autoconfianza, por eso hoy vamos a hacernos cargo de identificar, tipificar, manejar y construir nuestra autoconfianza.

¿Qué es el síndrome del impostor?

Pauline Clance, fue la persona que acuñó el término por primera vez, en 1978, mientras estaba siendo víctima de este proceso.

El Síndrome del Impostor se resume en la incapacidad de reconocer nuestro valor como profesionales, creemos que nuestros logros son debido a factores externos, nunca basados en nuestras habilidades.

Por lo tanto, si te consideras un “impostor”, serás incapaz de reconocer tus triunfos.

¿Es del todo malo?

Por supuesto que no. Es normal que el síndrome del impostor sea parte de nuestra vida, probablemente el cambio de un trabajo, el asenso laboral, el desarrollo de nuestros emprendimientos nos pongan en una situación distinta y eso nos pueda llenar de miedo, y el miedo tampoco es malo, es un instinto que se activa para protegernos, lo malo es cuando no tenemos control de esto y se convierte en un miedo paralizante.

Debemos tener un termómetro mental y auto explorarnos para saber cuál es un punto de quiebre, hasta que punto podemos soportar la idea del miedo o la incertidumbre, es sencillo detectarlo porque empezamos a ser menos productivos, sufrimos bloqueos mentales y no queremos ejecutar las tareas más importantes.

Principales causas:

🔺 Competencia constante con los hermanos mayores o menores, desde la lucha de atención

🔺 Éxito de los padres y el reconocimiento de estas figuras principales de nuestra vida

🔺 Enfrentar un nuevo puesto laboral, una relación o un reto que nos parece muy complicado

🔺 Ser parte de un grupo social que valora los logros y son muy críticos ante el fracaso

🔺 Ser muy susceptible a las situaciones externas

Principales manifestaciones:

🔺 Dudas de tus capacidades y crees que no estás preparado

🔺 No reconoces tus fortalezas y debilidades

🔺 Das el crédito de tus éxitos a factores externos o a la suerte

🔺 Te da miedo no llenar las expectativas 

🔺 Te autosaboteas por tus estandares desmedidos

🔺 Te cuesta recibir halagos de tus compañeros, amigos y pareja

🔺 No puedes lidiar con la crítica y te da miedo ser juzgado

Lo normal es que el Síndrome del Impostor sobre salga en momentos que las cosas van bien, siempre da miedo arruinarlo y en lugar de impulsar la seguridad en uno mismo, se puede traer abajo todo el trabajo que hemos realizado.

Y ahora… ¿qué hacemos?

Estás en un mundo competitivo, el sistema no está creado para creer en nosotros, nunca nadie nació con una confianza a lo Tony Stark, por eso, empecemos con esto, eres increíble y puedes ser un crack, reconócete y vive un poco más relax, todos estamos en el mundo creando, aprendiendo y entendiendo nuestro propósito, ¿por qué estamos acá?, todos hemos pasado por esto, todos estamos llenos de dudas, aunque no resuelve el problema, logra normalizarlo y nos sentimos menos solos.

La base para superarlo es el autoconocimiento, eso nos ayudará a disminuir los efectos principales, vivir con inseguridad constante, no estar tranquilo y creer que no eres suficiente.

Superemos el Síndrome del impostor

Hagamos un ejercicio que nos dará un punto de partida, responde las siguientes preguntas de la forma más sincera y transparente, son para ti, nadie más tiene que ver esas respuestas:

– ¿Aceptas cumplidos de tus compañeros, colegas o pareja?
– ¿Reconoces tus habilidades en público?
– ¿Te enojas cuándo alguien te critica?
– ¿Crees que tus capacidades son mentira?
– ¿Consideras que tus trabajos no son suficientemente buenos?
– ¿Te paralizaste alguna vez ante una tarea?
– ¿Le restas importancia a tu experiencia profesional?
– ¿Crees que tu éxito se debe a factores externos?

Ya tienes las respuestas, si más de 3 son afirmativas, revisa la frecuencia, el tiempo que ha durado esa sensación y por supuesto, ponte a trabajar en esas situaciones que están creando un caldo de cultivo para esos pensamientos.

Me da más miedo quedarme así, que superar las barreras para vivir la vida que realmente quiero. Lo que quiero está después del Miedo.

Mhack Redcom

¿Qué debo hacer?

Lo primero es trabajar la autoestima, el autoconocimiento y los pensamientos que tenemos, no olvides que somos el reflejo de nuestros pensamientos.

– La perfección es el disfraz del miedo

Está bien querer las cosas lo mejor posible, pero la perfección no existe y es un distractor de las cosas verdaderamente importantes, no significa que seas mediocre, significa que seas consiente y realista.

– Declara el éxito como propio

Toma un tiempo para celebrar esas pequeñas victorias, recuerda que el éxito es la suma de un trabajo constante de días, semanas, meses y años.

¡Es tuyo, lo mereces! 

– Reconoce tus emociones

Tienes el deber de cuidarte, inicia por reconocer tus emociones y darles la importancia que merecen, tendrás las herramientas para detenerte, descansar y crecer en cualquier circunstancia.

– Identifica tus virtudes y debilidades

En nuestro lado del mundo es común que nos tomen de presumidos si decimos nuestras fortalezas, pero conocerlas es preciso para entender todo lo que podemos hacer, aportar e impulsar para nuestra vida y la de otros, lo mismo con nuestras debilidades, olvídate de todo y reconócete en ellas.

– No temas en pedir ayuda

Ya sabes que todos somos víctimas del síndrome del impostor, que somos víctimas de nuestros propios pensamientos, así que nunca te lo guardes, hasta conmigo si quieres conversar, recuerda que un proceso como este mal trabajado es la antesala de una depresión y mil cosas más que pueden afectarte.

Conclusión

Aprende a vivir contigo mismo o misma, acepta lo que eres y mejora todos los días, yo me pregunto muchas veces al mes, ¿qué debo hacer para convertirme en la persona que quiero llegar a ser?, ¿lo que estoy haciendo es lo que realmente quiero hacer? y defino mis pilares básicos para entender de que forma quiero vivir.

– Deja de enfocarte en las listas de cosas por hacer e invierte un poco tiempo en las cosas que ya hiciste, celebra los pequeños triunfos.

– Aprende a decir que no, dile a los demás como deben tratarte, respeta y serás respetado.

– Debes ser humilde, escucha a todos, aprende de todos, toma lo bueno y elimina lo malo, pero no dejes que eso se interponga en tus propósitos personales.

– Trata de igual a igual, nadie menos que vos, nadie más que vos.

“Cuidarme nunca es un acto egoísta — es simplemente una buena administración del único regalo que tengo, el regalo por el que me pusieron en este mundo para ofrecerle a los demás.”

Parker Palmer

Solo les puedo decir que juntos podemos superar el Síndrome del Impostor, trabajando de forma individual y colectiva,  ¡Make Fucking Things Happen! ustedes son únicos y únicas, todos y todas especiales, llenas de talento y luz para impactar las vidas de otros, y me siento feliz de poder decirte que podrás con esto y todo el caos que el universo te estará enviando cada día.

Yo soy Mhack Redcom, especialista en Marketing digital, Web y emprendimientos, si quieres conectar conmigo, puedes hacerlo será un placer conocerte.

No olviden unirse a mi canal de Youtube, escuchar el PodCast “Café con Mhack” y darse una vuelta por Instagram y facebook, ya lo saben:

¡Make Things Happen!

Write A Comment